Jugadores Anónimos 
Teléfono 24 horas 670 691 513

12 Pasos de Recuperación

 Estos son los Pasos que constituyen el Programa de Recuperación.

  1.  Admitimos que somos impotentes ante el juego por apuestas – que nuestras vidas se habían vuelto ingobernables.
  2.  Llegamos a creer que un Poder más grande que nosotros mismos podría devolvernos a una manera normal de pensar y vivir.
  3.  Tomamos la decisión de entregar  nuestra voluntad y nuestras vidas al cuidado de este Poder de nuestro propio entendimiento.
  4.  Sin temor alguno hicimos un minucioso  inventario moral y financiero de nosotros mismos.
  5.  Admitimos ante nosotros mismos y ante otro ser humano la naturaleza exacta de nuestros errores.
  6.  Estuvimos enteramente dispuestos a que se eliminen estos defectos de carácter.
  7.  Humildemente le pedimos a Dios (de nuestro propio entendimiento) que nos quite nuestros defectos.
  8.  Hicimos una lista de todas las personas a quienes habíamos dañado y estuvimos dispuestos a hacer enmiendas a todas ellas.
  9.  Hicimos enmiendas directas a tales personas cuando fue posible, excepto si al hacerlo les dañara a ellos o a otros.
  10.  Continuamos haciendo nuestro inventario personal y cuando estábamos equivocados rápidamente lo admitimos.
  11.  Buscamos a través de la oración y la meditación mejorar nuestro contacto consciente con Dios, como cada uno lo entiende a Él,  orando sólo para conocer Su voluntad para con nosotros y el poder para llevarla a cabo.
  12.  Habiendo hecho un esfuerzo para practicar estos principios en todos nuestros asuntos, tratamos de llevar este mensaje a otros  jugadores de apuestas compulsivos.
  •    El programa de 12 pasos se basa fundamental en principios espirituales antiguos y se arraiga en terapia médica sana. La mejor recomendación para el programa es el hecho que "funciona." 
  •     Jugadores Anónimos quieren recalcar que no estamos solicitando  miembros. Nuestra intención es informar que el  juego para ciertos individuos es una enfermedad llamada "juego compulsivo." Jugadores Anónimos transmite el mensaje, de que hay un alternativa a la destrucción por el juego compulsivo y esta alternativa es el programa de Jugadores Anónimos. Llenan  nuestras filas miembros que se han recuperado de la enfermedad parando el juego y logrando una manera normal de vivir. 
  •    Estos miembros siguen estando preparados para  ayudar a cualquier individuo que pase a través de la puerta de Jugadores Anónimos. 

12 Pasos de Unidad

A fin de mantener la unidad, nuestra experiencia ha demostrado que:

  1.   Nuestro bienestar común debería ser lo primero; la recuperación personal depende de la unidad del grupo.
  2.   Nuestros líderes son sólo servidores de confianza; ellos no gobiernan.
  3.   El único requisito para ser miembro de Jugadores Anónimos es el deseo de dejar de apostar.
  4.   Cada grupo debería ser autónomo, excepto en asuntos que afecten a otros grupos o a Jugadores Anónimos como un todo.
  5.   Jugadores Anónimos tiene sólo un propósito principal – llevar su mensaje al jugador de apuestas  compulsivo que aún sufre.
  6.   Jugadores Anónimos nunca debería apoyar, financiar o prestar el nombre de Jugadores Anónimos a cualquier institución      relacionada o empresa ajena para evitar que problemas de dinero, propiedad y prestigio nos desvíen de nuestro propósito principal.
  7.  Todo grupo de Jugadores Anónimos debe ser económicamente auto suficiente, rehusando contribuciones ajenas.
  8. Jugadores Anónimos debería permanecer siempre no profesional, pero nuestros centros de servicio pueden emplear a trabajadores especializados. 
  9. Jugadores Anónimos como tal, nunca se debe organizar; pero podemos crear Consejos de servicio o comités directamente responsables hacia aquellos a quienes sirven.
  10. Jugadores Anónimos no tiene opinión sobre cuestiones ajenas al grupo, por lo tanto, el nombre de Jugadores Anónimos nunca debe mezclarse en controversias públicas.
  11. Nuestra política de relaciones públicas se basa más bien en la atracción que en la promoción; necesitamos mantener siempre el anonimato personal ante la prensa, radio, cine,  televisión e Internet.
  12. El anonimato, es la base espiritual del programa de Jugadores Anónimos, recordándonos siempre anteponer los principios a las personalidades.

Preguntas y Respuestas...

Sobre el problema del juego compulsivo y el programa de Jugadores Anónimos.

Juego. ¿Qué es jugar para un jugador compulsivo? 
El Juego para el jugador compulsivo se define como sigue: Cualquier apuesta o participación en apuesta, para sí mismo o para otros, sea por dinero o no, no importa lo pequeña o insignificante que sea, donde el resultado sea incierto, dependa del azar o de la habilidad, constituye jugar.

¿Qué es jugar de manera compulsiva? 
Jugar de manera compulsiva es una enfermedad de naturaleza progresiva que nunca puede curarse, pero que puede detenerse. 
Antes de venir a Jugadores Anónimos muchos jugadores compulsivos se veían a sí mismos como personas moralmente débiles, y a veces simplemente “sin valor alguno”. El concepto de Jugadores Anónimos es que los jugadores compulsivos son en realidad personas enfermas, que pueden recuperarse si siguen un programa sencillo que ha demostrado tener éxito para miles de hombres y mujeres con problemas de adicción al juego y que son jugadores compulsivos. 
  
¿Qué es lo primero que debe hacer un jugador compulsivo para dejar de jugar? 
El jugador compulsivo, necesita aceptar el hecho que él o ella se encuentra en las garras de una enfermedad progresiva y tener el deseo de recuperarse. Nuestra experiencia, ha demostrado que el Programa de Jugadores Anónimos, siempre funcionará para cualquier persona que tenga el deseo de dejar de jugar. Sin embargo, nunca funcionará para la persona que no se enfrenta honestamente y acepta que padece esta enfermedad. 
  
¿Cómo puedes saber si eres un jugador compulsivo? 
Sólo tú puedes tomar esa decisión, la mayoría de personas, recurren a Jugadores Anónimos cuando admiten que el juego les ha derrotado. En Jugadores Anónimos, también se describe a un jugador compulsivo como a una persona cuya afición a jugar le ha causado un número creciente y constante de problemas en todas las áreas de su vida. 
Antes de que estuvieran listos para aceptar ayuda, muchos miembros de Jugadores Anónimos tuvieron que pasar por experiencias terribles. Otros se enfrentaron a un deterioro lento y gradual que los llevó hasta el punto en que finalmente admitieron la derrota. 
  
¿Cómo deja alguien de jugar por medio del Programa de Jugadores Anónimos? 
Uno consigue dejar de jugar por medio de un cambio progresivo de carácter dentro de sí mismo. Esto puede lograrse teniendo fe y siguiendo los principios básicos del Programa de Recuperación de Jugadores Anónimos. 
No hay caminos cortos para alcanzar esta fe y entendimiento. Para recuperarse de una de las adicciones más incomprensibles, insidiosas y compulsivas es necesario un esfuerzo diligente. La Honestidad, la Receptividad y la Voluntad, son las palabras claves en nuestra recuperación. 
  
¿Es importante saber porqué jugábamos? 
Quizá, sin embargo, en relación al dejar de jugar, muchos miembros de Jugadores Anónimos, se han abstenido de jugar sin el beneficio de saber por qué jugaban. 
  
¿Cuáles son algunas de las características de un jugador compulsivo? 
1.     No poder ni querer aceptar la realidad. De ahí el escape hacia el mundo de los sueños que representa el jugar. 
2.     Inseguridad emocional. Un jugador compulsivo sólo se siente emocionalmente confortable cuando está “en acción”. No es raro escuchar a un miembro de Jugadores Anónimos decir que: “El único lugar donde sentí que pertenecía de veras, era sentado frente a una mesa de juego. Allí me sentía seguro y confortable. Nadie me exigía demasiado. Sabía que me estaba destruyendo pero al mismo tiempo tenía cierta sensación de seguridad.” 
3.     Inmadurez. Un deseo de tener todas las cosas buenas de la vida sin ningún esfuerzo de su parte, parece ser el patrón común del carácter de los jugadores compulsivos. Muchos miembros de Jugadores Anónimos aceptan el hecho de que no estaban dispuestos a madurar. De manera inconsciente, sentían que podían evitar la responsabilidad de la madurez jugando a la ruleta o a las cartas, y así la lucha por escapar de la responsabilidad, se convirtió finalmente en una obsesión inconsciente. El jugador compulsivo, también parece tener una urgente necesidad interior de ser “alguien importante” y necesita sentirse todopoderoso. El jugador compulsivo está dispuesto a hacer casi todo (a menudo actos de naturaleza antisocial) con tal de mantener la imagen que quiere que otros vean de él. 
  
A su vez, existe la teoría de que los jugadores compulsivos de manera inconsciente desean perder para castigarse a sí mismos. Hay bastantes evidencias que apoyan esta teoría. 
  
¿Cuál es el mundo de los sueños del jugador compulsivo? 
Esta es otra característica común de los jugadores compulsivos. Se pasan mucho tiempo creándose imágenes de las grandes y maravillosas cosas que van a hacer cuando tengan una gran ganancia. A menudo, se ven así mismos como personas filantrópicas y simpáticas. Sueñan a veces con regalar coches nuevos, abrigos de piel fina y otros lujos a sus familiares y amigos. Los jugadores compulsivos, se imaginan viviendo una vida cómoda y elegante, que se hará posible gracias a las enormes cantidades de dinero que ganarán con su “sistema” de juego. Tener empleados, apartamentos de lujo, buena ropa, amigos encantadores, yates y hacer recorridos por el mundo, son algunas de las cosas maravillosas que están a la vuelta de la esquina, una vez que finalmente obtengan grandes ganancias. 
Pero patéticamente, nunca parece que una ganancia sea lo suficientemente grande para poder hacer realidad el más pequeño de sus sueños. Cuando los jugadores compulsivos tienen éxito, juegan para tener sueños más grandes, cuando fracasan, juegan con desesperación irresponsable y las profundidades de su desdicha son insondables al venírseles abajo su mundo de sueños. Tristemente, lucharán por recuperarse, teniendo más sueños y por supuesto, sufrirán más desdichas. Nadie puede convencerles de que nunca se harán realidad sus grandes planes. Ellos creen, que éstos si se harán realidad, ya que sin su mundo de sueños, la vida para ellos no sería tolerable. 
  
¿No es acaso el jugar compulsivamente, sólo un problema financiero? 
No, el jugar de manera compulsiva es un problema emocional. Una persona que está en las garras de esta enfermedad, se crea montañas de problemas sin solución aparente. Por supuesto, se crean problemas financieros, pero también se crean problemas conyugales, laborales o legales. Los jugadores compulsivos se dan cuenta que han perdido a sus amigos y que los familiares los rechazan. De los muchos problemas serios que se crearon, los financieros parecen ser los más fáciles de resolver. Cuando un jugador compulsivo se hace miembro de Jugadores Anónimos y deja de jugar, los ingresos, usualmente, aumentan y ya no tiene el gasto que le causaba la adicción al juego y muy pronto, las presiones financieras empiezan a disminuir. Los miembros de Jugadores Anónimos se han dado cuenta que el mejor camino para la recuperación financiera, es por medio del trabajo y del pago de nuestras deudas. Pedir prestado y/o prestar (sacar de apuros a alguien) en Jugadores Anónimos es perjudicial para nuestra recuperación y no debería hacerse. 
El problema al que tendrá que enfrentarse, el que más tiempo lleva y también el más difícil, es el realizar un cambio de carácter dentro de sí mismo. La mayoría de miembros de Jugadores Anónimos ven en este propósito su reto más grande, uno al que deben dedicarse de inmediato y enfrentarse durante el resto de sus vidas. 

¿Por qué un jugador compulsivo no puede usar simplemente la fuerza de voluntad para dejar de jugar? 
Creemos, que la mayoría de los jugadores compulsivos, si son honestos, reconocerán su falta de fuerza de voluntad para resolver ciertos problemas. En relación a la adicción al juego, hemos conocido a muchos jugadores compulsivos que se abstuvieron por largos periodos de tiempo, pero en un descuido y, bajo una serie de circunstancias propicias, volvieron a jugar sin pensar en las consecuencias. La defensa de la que se valieron, sólo a través de la fuerza de voluntad, cedió ante alguna razón trivial para volver a jugar. Nos hemos dado cuenta que la fuerza de voluntad y el conocimiento propio por sí solos, no ayudarán en los espacios mentales vacíos, pero sí parece resolver nuestros problemas el adherirse a ciertos principios espirituales. La mayoría de nosotros, pensamos que es necesario creer en un Poder más grande que nosotros a fin de mantener el deseo de no jugar. 
  
¿Significa esto que, ni siquiera puedo participar en una apuesta inicial de un céntimo de Euro o en una apuesta deportiva entre varios, con motivo de una competición mundial? 
Significa exactamente eso. Se tiene que poner fin al juego en algún momento y los miembros de Jugadores Anónimos se han dado cuenta, que lo que hay que evitar es la primera moneda que se juega, aun si la apuesta es tan insignificante como jugarse un café. 
  
Yo sólo juego periódicamente. ¿Tengo necesidad de Jugadores Anónimos? 
Sí, algunos jugadores compulsivos, que se unieron a Jugadores Anónimos nos dicen que sólo jugaban periódicamente, pero que no obstante, los intervalos entre una y otra partida, no eran periodos propicios para pensamientos constructivos. Los síntomas registrados durante esos periodos fueron de nerviosismo, irritabilidad, frustración, indecisión y un continuo deterioro en sus relaciones personales. Estas mismas personas, han encontrado la respuesta y una guía en el Programa de Jugadores Anónimos, para la eliminación de los defectos de carácter y para progresar moralmente en sus vidas.

 20 Preguntas

Jugadores Anónimos ofrece  las  siguientes preguntas  a cualquier persona que pueda tener un problema de juego.  Estas preguntas se proporcionan para ayudar al individuo a decidir  si él o ella es jugador compulsivo y desea parar de jugar.

VEINTE PREGUNTAS

  1. ¿Has faltado alguna vez al trabajo debido al juego? 
  2. ¿Ha causado infelicidad en tu vida el juego? 
  3. ¿Afectó a tu reputación el juego? 
  4. ¿Has sentido alguna vez remordimiento después de jugar? 
  5. ¿Has jugado alguna vez para obtener dinero para pagar deudas o resolver problemas financieros? 
  6. ¿Disminuyó tu eficiencia y ambición a causa del juego? 
  7. ¿Después de perder, sentiste que tenías que volver lo antes posible para ganar y recuperar tus pérdidas? 
  8. ¿Después de ganar, sentiste que tenías la necesidad urgente de volver para ganar más? 
  9. ¿Apostabas a menudo hasta perder tu última moneda? 
  10. ¿Pediste prestado alguna vez para financiar el juego? 
  11. ¿Has vendido alguna vez algo para financiar el juego? 
  12. ¿Te sentiste reacio a usar “dinero obtenido por medio del juego” en gastos normales de la casa? 
  13. ¿Te hizo el juego que descuidaras tu propio bienestar y el de tu familia?
  14. ¿Jugaste alguna vez por más tiempo del que tenías planeado?
  15.  ¿Has jugado alguna vez por escaparte de una preocupación o problema?
  16. ¿Alguna vez has cometido, o has pensado cometer un acto ilegal para financiar el juego?
  17. ¿El juego te ha causado dificultades para dormir?
  18. ¿Las discusiones, desilusiones o frustraciones, te han creado la necesidad urgente de jugar? 
  19. ¿Has sentido alguna vez una necesidad urgente de celebrar cualquier buena fortuna, con un par de horas dedicadas a jugar?
  20. ¿Has considerado alguna vez la autodestrucción como consecuencia del juego?


La mayoría de los jugadores compulsivos contestarán sí, por lo menos a siete de estas preguntas.